revestimiento de chimeneas

Leña para chimeneas ¿cuál es la mejor?

Ya sea para calentar nuestra vivienda, cocinar, organizar una celebración al aire libre o simplemente para conseguir un ambiente agradable, encender una hoguera que resulte adecuada para lo que pretendemos dependerá en gran medida del combustible que vayamos a emplear.

Por eso, hoy Los deshollinadores hacemos un repaso del más común: la leña para chimeneas, qué tipos podemos encontrar y cómo elegir la mejor opción.

Antes de hablar de variedades de madera hay que aclarar que la leña debe guardarse durante un mínimo de 6 meses antes de poder hacer un buen fuego. Y es que la madera contiene mucha humedad, por lo que es necesario mantenerla reservada para que se seque lo suficiente; de hecho, lo mejor es guardarla de un año para otro.

El contenido en agua de la leña para chimeneas supone –por un lado– un desperdicio de energía, ya que el propio calor del fuego se gasta en evaporarla. Por otro lado, la humedad causa más humo por una combustión menos eficaz, lo que se traduce en más residuos arrastrados que acaban acumulándose en los conductos de la chimenea.

¿Qué es mejor, madera dura o blanda?

Una clasificación del tipo de leña para chimeneas que podemos encontrar diferencia la misma entre la procedente de madera dura o blanda. La primera se puede identificar porque corresponde de forma general a especies de árboles de hoja caduca, como el roble, el olmo, el fresno o el haya; mientras que la blanda procede de variedades de hoja perenne o coníferas, como el pino o el cedro.

Estos árboles de hoja caduca crecen más rápidamente, por lo que su madera suele ser menos densa –o más ligera–. Por esta razón, su leña arde más rápidamente que la madera dura y tiene menos poder calorífico por volumen –en relación con la masa, es prácticamente el mismo–. Eso no quiere decir que un fuego alimentado con esta madera no alcance temperaturas elevadas, más al contrario, ya que suele contener gran cantidad de resina, que genera mucho calor al quemarse y grandes llamas. Esto mismo consigue que la leña de madera blanda se prenda con facilidad; por desgracia, también provoca más humo y partículas que ensuciarán la chimenea.

Por el contrario, los troncos de madera dura tardarán más en secarse: entre uno y dos años para alcanzar el grado de humedad adecuado.

Según esto, si buscamos leña para chimeneas con la que conseguir un fuego que nos caliente toda la noche, optaremos por la procedente de madera dura, que arde más lentamente y crea unas brasas que prolongan la generación de calor. Por su parte, la madera blanda es perfecta para una fogata, y también se pueden emplear troncos de esta madera o astillas para avivar un fuego.

Aunque esta regla se cumple de una forma general, hay que tener en cuenta que no todas las maderas son iguales: una madera dura de baja calidad puede ser menos densa que una madera blanda; sucede lo mismo con ciertas variedades de árboles.

El grado de humedad debería ser, idealmente, inferior al 20%; tampoco buscamos que la madera esté totalmente seca, ya que la leña ardería demasiado rápido. La manera de almacenarla en casa será clave en este aspecto: los troncos deben mantenerse aislados de la lluvia, separados del suelo (en el exterior), y dispuestos de forma que el aire pueda circular alrededor.

El sentido del oído nos servirá para saber si la leña está demasiado húmeda, ya que se escuchará un chisporroteo al echar un tronco al fuego.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

DESCUBRE ALGUNOS DE NUESTROS SERVICIOS

servicio-quitar-nidos-pajaros-de-chimeneas

NIDOS

camara-endoscopica-para-revision-chimeneas-losdeshollinadores

INSPECCIONES

icono-servicio-integral

REPARACIONES

¿De qué especies de árbol es mejor la leña?

Repasemos ahora algunas de las especies arbóreas más comunes de las que se suele obtener leña para chimeneas.

LEÑA DE ENCINA

La madera de la Encina es muy dura y resistente a la humedad. Para muchos, se trata de la mejor madera que se puede emplear como leña, ya que arde lentamente, genera mucho calor y es asequible. Posee un olor característico al cortarlo.

LEÑA DE EUCALIPTO

El empleo de la madera del Eucalipto como combustible para chimenea muy similar al de la propia encina, por su poder caloríficco y por su elevado contenido en aceites que consigue que alcance altas temperaturas. Sin embargo, la combustión de estos mismos aceites genera muchos residuos que pueden ensuciar con facilidad los conductos de la chimenea.

Por esta razón conviene que se deje secar bastante tiempo, preferiblemente durante más de dos años. Eso sí, estando ya cortado en troncos del tamaño al que se vayan a emplear, ya que una vez secos resultan extremadamente difíciles de cortar.

LEÑA DE ROBLE

El roble también produce una madera muy dura, por lo que resulta idónea como leña para chimeneas.

LEÑA DE PINO

La leña de pino es ligera y contiene bastante humedad, pero un alto contenido en resinas, por lo que favorecerá la formación de residuos que se adherirán a la chimenea. Por ello mucha gente prefiere evitarla.

Siempre queda la opción de emplearla para iniciar una hoguera, ya que arde con mucha facilidad y deja muy buen olor.

LEÑA DE HAYA

El haya es otro de los árboles de los que se consigue una madera densa que resulta excelente como leña para chimeneas. Su característica principal es su corteza lisa, lo que hace que al quemarse no desprenda chispas.

La leña perfecta para tu chimenea

Ahora que sabemos algo más acerca de los distintos tipos de madera, lo tendremos más fácil para elegir la mejor opción de leña, aunque no será la misma para todos. Y es que, si bien la madera de encina ofrece muy buen resultado, quizás en la zona donde nos encontremos sea más común el eucalipto. Y aunque las maderas duras suelen ser preferibles, puede que los árboles de nuestro entorno produzcan madera blanda y resulte más barata.

Eso sí, lo que siempre deberemos evitar es la madera húmeda o la que haya sido tratada de alguna forma –barnizada o pintada–.

1Comentarios
  • Quimsa
    Publicado 17:30h, 22 septiembre Responder

    Muy buen artículo para escoger la mejor leña! Chapó!

    ¡Gracias por compartir!

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies