Durante la Revolución Industrial la profesión de deshollinador se volvió imprescindible, debido al mantenimiento de un creciente número de chimeneas.

La población se aglomeraba en las ciudades. En viviendas más altas y aglomeradas, con salidas de humos estrechas e intrincadas.

Esto causaba que su limpieza fuera complicada y laboriosa. Las herramientas de los deshollinadores disponibles por entonces no resultaban eficaces.

Era normal que los aprendices, niños y niñas de apenas seis años, accedieran a los conductos para cepillarlas manualmente.

Ya sea para calentar nuestra vivienda, cocinar, organizar una celebración al aire libre o simplemente para conseguir un ambiente agradable, encender una hoguera que resulte adecuada para lo que pretendemos dependerá en gran medida del combustible que vayamos a emplear.

¿Qué es una chimenea francesa?

La chimenea francesa no es más (ni menos) que la salida de humos o humero que tienen las chimeneas. Un conducto que lleva los humos al exterior, con una especie de embudo grande, campana, que recogía esos gases hacia el humero. Adoptó el nombre de chimenea (proveniente de la palabra francesa cheminée) .

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies