Madrid 659 706 618 | Asturias 659 115 313 info@deshollinadoresdemadrid.com

Chimeneas de cassette mejoran la estética y la eficiencia energética

por | May 31, 2020 | Chimenea | 0 Comentarios

Si por algo están adquiriendo renombre las chimeneas de cassette o insertables –y reconócelo: has venido a informarte, porque no dejas de oír hablar de ellas–, es porque literalmente se instalan dentro de la pared, o bien en el propio hueco dejado por la antigua chimenea de mampostería, lo que conlleva una serie de interesantes beneficios.

Interesantes ventajas que vamos a contarte a continuación.

Empezando porque, con las chimeneas de cassette no hay antiestéticas tuberías para desalojar el humo, ni aberturas desproporcionadas en la pared, sino solo el frontal de vidrio de una carcasa de hierro fundido o acero, que enmarca bellamente los troncos de madera, ardiendo como es debido y calentando la estancia.

La estética y el bolsillo

Porque, en efecto, estas chimeneas insertables, de leña u otros combustibles, además de su innegable estética –y aquí, una vez más, para gustos los distintos modelos que oferta el mercado– aumentan la eficiencia energética al incrementar al máximo la producción de calor con la quema de madera o el empleo óptimo de gas natural.

Así que, si alguna vez has sentido que tu chimenea de mampostería abierta hacer todavía más fría tu vivienda, en los días más duros del invierno, es porque una chimenea tradicional puede hacer que hasta el 90% del calor de su fuego salga por la chimenea.

Al insertar un cassette de chimenea mantienes el calor dentro del hogar.

Eficiencia energética

Una chimenea de mampostería tradicional puede parecer que está caldeando la casa, pero en la mayoría de los casos solo está calentando el área inmediata al fuego.

En realidad, está desperdiciando energía y creando corrientes de aire, ya que aspira el aire caliente de la habitación hacia arriba y hacia el exterior por la chimenea.

Y una chimenea tradicional no aprovecha al máximo el combustible que quema.

Las más habituales, de leña, solo liberan del 5 al 10% del calor que generan en la habitación.

El resto se pierde a través del tubo de extracción de humo.

De modo que un cassette de chimenea sirve también para disminuir la factura mensual de calefacción.

Insertada en la pared

Si nunca has visto una, la chimenea insertable es una cámara de combustión cerrada, que encaja en una chimenea existente o en una pared en la que pueda albergar una tubería encastrada para evacuar los humos.

Y a diferencia de una de mampostería abierta, la chimeneas de cassette tiene una compuerta que no permite que el aire frío descienda por el tubo de evacuación y entre en la cámara de combustión.

La más adecuada

Por el contrario, el fuego que arde en una chimenea insertable está completamente contenido, y un aparato ventilador oculto hace circular el aire caliente alrededor y lo impulsa hacia su hogar.

Nuestro primer consejo es que, cuando te plantees adquirir una chimenea de cassette, mires más allá de su apariencia.

Y asegúrate de elegir una que tenga el tamaño adecuado para tus necesidades.

Las dimensiones adecuadas

Por ejemplo, si va a ocupar el espacio de la antigua chimenea tradicional, es importante que se ajuste al tamaño de ésta y produzca la cantidad correcta de calor.

Mide bien la profundidad, el ancho y la altura de la chimenea de mampostería, para tener una idea más clara sobre el tipo de insertable que mejor se ajustará al hueco existente.

Y después, ten en cuenta la salida de calor: si una chimenea de cassette no tiene suficiente posibilidad de bombear adecuadamente el calor de la combustión no calentará de manera efectiva.

Instalador profesional

La instalación en sí es generalmente tarea para un profesional cualificado, pues algunos códigos de construcción así lo precisan.

Ten en cuenta que la bomba de calor debe conectarse al suministro eléctrico de la casa, y si la chimenea insertable funciona con gas necesita enlazarse a una línea de gas.

Además, las chimeneas insertables deben conectarse a un revestimiento de chimenea de acero inoxidable que se extiende desde la estufa hasta la parte superior del conducto de evacuación.

Esto expulsa el humo directamente al exterior y deja el conducto de la chimenea libre de acumulación de creosota.

Por eso, antes de la instalación, debes deshollinar la chimenea. Nosotros como instaladores profesionales, incluimos este servicio.

Tipos de chimeneas de cassette

Existen chimeneas insertables que funcionan con leña, pellets de madera o bien gas natural.

Comencemos con las de leña, que queman troncos de diferentes tipos de madera, de cuya idoneidad te hablamos en esta entrada del blog.

Proporcionan una calidez y un ambiente hogareño que no puede ser siquiera imitado por ningún otro método de calentamiento, pues une lo visual, que es intangible, a lo meramente sensitivo.

Leña

Y sin duda se trata de un sistema de calefacción extremadamente rentable si se tiene acceso a leña gratuita, por el entorno en el que se ubica la vivienda.

Ahora bien, muchas personas no tienen acceso a ese “combustible gratuito”; ni siquiera a leña barata.

Y en todo caso, cortar y recoger madera es un trabajo duro, aunque hay quien lo juzga divertido y desestresante.

Otra posible pega es que quemar madera ocasiona –como bien sabe cualquier propietario– ceniza abundante, y debes vaciar tu chimenea de cassette con frecuencia, además de deshacerte de ellas de forma responsable.

Pellets

Por su parte, una estufa insertable, que emplee pellets como combustible, tiene la ventaja de poder emplear un “alimentador” sin fin, que extrae automáticamente la cantidad de piezas de madera prensada que necesita de una tolva situada en la parte superior.

Aunque es cierto que las chimeneas de cassette a base de pellets son un poco más difíciles de encontrar que aquellas que consumen leña tradicional o las insertables de gas natural, presentan un uso extremadamente eficiente del combustible, producen una buena cantidad y calidad de calo, casi no producen cenizas durante el proceso de combustión y cuentan con la ventaja de que los pellets están disponibles en cualquier hipermercado.

Por el contrario, son algo más complicados de encontrar y la oferta del mercado, en lo que a modelos diferentes se refiere, es menor.

Además, es recomendable emplear una calidad aceptable de pellets, y no dejarse tentar en esto por el low-cost.

Pero a medida que avanza la tecnología, estas chimeneas se convierten en una opción cada vez más viable como sistema de calefacción.

Si quieres saber si merece la pena instalar una estufa de pellets en nuestro post te contamos todos los detalles.

Terminamos con el gas

Si bien muchos propietarios de hogares con chimeneas de mampostería tradicional instalan solo un suministro de gas, plantearse insertar un cassette alimentado por este combustible natural es en realidad una opción más lógica.

Sobre todo, si el objetivo no es tanto estético como de calentamiento y eficiencia.

Entre sus pros, que no hay cenizas para limpiar; que se trata de un calor limpio, respetuoso con el medio ambiente; y que algunos modelos no requieren siquiera bomba de calor.

Por el contrario, requiere que se solicite una línea de gas complementaria, o bien que se enganche al suministro existente, por lo que su factura de gas aumentará con el uso.

Si tienes una chimenea de mampostería abierta y deseas calentar tu hogar –y no solo la sala donde está emplazada– con ella, debes instalar una chimenea de cassette.

Se amortiza por sí misma antes de que uno se dé cuenta, y su duración es muy longeva, con un mantenimiento mínimo.

Seleccionar cuál depende ya de la disponibilidad de combustible y de los gustos personales de la familia.

DESCUBRE ALGUNOS DE NUESTROS SERVICIOS

Fotografía de Jessica Johnston en Unsplash

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡SÍGUENOS!

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG