Madrid 659 706 618 | León/Asturias 659 115 313 | Cantabria/Bizkaia 650 425 213 info@losdeshollinadores.es

¿Cómo evitar que entre el humo de la chimenea en la casa?

por Olivier | Sep 29, 2021 | Chimenea | 0 Comentarios

¿Podemos evitar que el humo de la chimenea entre en la casa?

Las chimeneas constituyen uno de los más rápidos y efectivos métodos de calefacción que existen y, si está instalada en un salón central, veremos cómo de manera eficiente y agradable irá calentando todas las habitaciones en estos días gélidos de la temporada de invierno.

Durante la temporada de frío, llegamos a casa y encendemos ansiosos la chimenea, pero antes de sentir el delicioso calor esperado, podemos encontrarnos con un desagradable incidente.

Una terrible invasión de humo.

El humo que se cuela en casa desde la chimenea, no solo es desagradable, sino que llega a impregnar nuestras cortinas y muebles .A veces el humo que entra de la chimenea a la casa es muy leve, sin llegar a ser molesto, pero si lo suficiente como para notar ese olor ahumado que llena la habitación y los muebles en el día o días posteriores al uso de la chimenea.

¿Qué está pasando? ¿Por qué se cuela el humo de la chimenea a la casa?

Esta desagradable aparición de humo, llega por diversas causas.

Desde la existencia de una obstrucción en el conducto de la chimenea, a una acumulación excesiva de hollín que puede estrechar el conducto, encendido sin previo calentamiento de la chimenea. También puede estar generada por tubos de chimenea cortos o inclinados, o madera húmeda, entre otros.

Si damos solución a cada uno de esos problemas no se generarán corrientes de humo en nuestra vivienda.

Tiro de la chimenea abierto y libre de objetos

Comenzaremos por lo más obvio. Aunque parece improbable que nos suceda, puede ocurrir que el tiro de la chimenea esté cerrado y nos demos cuenta después de encenderla y notar la gran humareda. ¿La lección? Asegurémonos de abrir antes de iniciar el encendido.

Después de un tiempo en desuso durante la temporada de calor, antes de usar nuestra chimenea debemos cerciorarnos de que no haya objetos atascando el conducto de salida de humos. Aunque parezca poco común, pueden aparecer desde nidos de aves, objetos extraviados, etc. En el caso de que así suceda es mejor dejar la limpieza de nuestra chimenea en manos cualificadas.

No introduzcas objetos en la chimenea para encenderla

Caer en la tentación o el error de alimentar la chimenea con cartón, papeles u otros objetos para su quema, es inadecuado y estimula la creación de más hollín. Y en lugar de encenderla más rápido creará una cortina de humo dentro del hogar.

Hollín y creosota hacen que entre el humo de la chimenea en la casa

La acumulación de hollín es un factor a tener en cuenta, ya que el humo y los gases producidos por el fuego despiden micro partículas que tienden a acumularse en las paredes del conducto, incluso pueden hacer que se atasque la compuerta superior.

Al arder la madera junto al combustible se forman variadas sustancias que se combinarán con la humedad de la madera. Esta mezcla produce una especie de grasa o desecho que tapona poco a poco el conducto.

Podemos evitarlo o solucionarlo haciendo un mantenimiento periódico, consistente en llegar a cada parte del conducto y limpiar esa película de hollín y grasa acumulada. Es recomendable acudir a personal profesional en esta área para un mejor resultado y seguridad.

Aire frío vs. aire caliente

En cuanto al calentamiento previo de la chimenea, es recomendable, sobre todo cuando se ha dejado de usar durante una larga temporada.

Al comenzar el frío y antes de encender la chimenea es recomendable calentar el tiro de la misma. Se puede utilizar una vara larga a la que se le ata un trozo de tela o papel encendido, introduciéndola por el conducto de la chimenea durante unos minutos antes de encender. Con esto conseguiremos calentar el aire frío acumulado, y evitar que el humo se devuelva al encontrar un tapón de aire frío.

Defectos de construcción

Otro problema que podemos encontrarnos al utilizar nuestra chimenea es descubrir que ha sido construida sin seguir la normativa, que estipula el ancho y altura que deben tener de acuerdo al tamaño de la habitación que se va a calentar. O que hayan instalado tubos más cortos de lo necesario. En este caso deberemos de recurrir a los expertos para la reparación o corrección de nuestra instalación.

Humedad en la madera

El uso de leña para encender nuestra chimenea es uno de los métodos más comunes para protegernos del frío invierno y no usar combustibles fósiles.

Escoger la que usamos es sumamente importante para obtener el calentamiento deseado y para evitar la humareda al encenderla. Lo recomendable es cortar la leña con suficiente antelación para que pueda secarse o “envejecer” durante seis meses o más. Al recoger la leña debe cortarse para que seque más rápido, y mantenerla a resguardo, ya sea bajo techo o bien tapándola para evitar que la humedad vuelva a apoderarse de los leños. Por ello debemos comprar leña que ya esté seca o dejarla secar antes de utilizarla.

deshollinadores de chimeneas en Madrid, servicios de chimeneas en Madrid, Limpieza de chimeneas en Madrid, Servicio de deshollinador en Madrid, Empresa de deshollinado y mantenimiento, deshollinado de chimeneas de leña, deshollinado de chimeneas de carbón, deshollinado de chimeneas de biomasa, deshollinado de chimeneas de pellets,deshollinado de chimeneas de gasoil, deshollinado de chimeneas de gas, limpieza de campanas extractoras, limpieza de shunts de ventilación, deshollinadores de chimeneas en Leon, servicios de chimeneas en Leon, Limpieza de chimeneas en Leon, Servicio de deshollinador en Leon

Extractores y hermetismo

También la instalación en la habitación de extractores, o la cercanía de estos pueden ocasionar que ocurra un tipo de succión que atraería la corriente de humo, haciéndola entrar en vez de dejarla salir.

Este tipo de succión también puede verse cuando tenemos nuestro hogar hermético a entradas de aire. Como sabemos, para qué arda el fuego, se requiere de cierta cantidad de oxígeno, que no se encontrará en cantidades suficientes en una casa cerrada herméticamente, al no arder solo produciremos humo. Solo con abrir una pequeña entrada de aire proporcionaremos el oxígeno suficiente para que encienda el fuego y se acabe el humo.

Trucos

Después de revisar una a una las razones más comunes por las que nuestra chimenea echa humo en el interior de nuestro hogar, y darle solución y prevención para que no se repitan. Te daremos trucos para quitar ese desagradable olor residual en nuestros enseres.

Es aconsejable mezclar agua tibia y amoniaco a partes iguales para frotar paredes y suelos. Igualmente se aconseja esparcir un poco de bicarbonato de sodio, sobre las telas de cortinas, muebles y alfombras, dejarlo durante unas horas y luego aspirar concienzudamente todo el polvo.

Finalmente debemos señalar que la preparación y limpieza de nuestra chimenea en los días previos al inicio de la temporada de frío nos evitará desagradables sorpresas y molestias innecesarias.

Tanto si acudes a una empresa especializada con personal altamente cualificado o si te atreves a realizar la limpieza básica por tu cuenta, debemos siempre recordar que un mantenimiento continuado es siempre necesario y efectivo.

DESCUBRE ALGUNOS DE NUESTROS SERVICIOS

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡SÍGUENOS!

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG